¿Cómo Occidente legitimó a los generales en guerra de Sudán?

(CNN) — La violencia que estalló en Sudán en la lucha por el poder entre los dos principales generales del país se ha desarrollado a una velocidad vertiginosa y aterradora.

Pero, según muchos testimonios, el enfrentamiento se estaba gestando desde hacía tiempo: la culminación de años en los que la comunidad internacional legitimó a los dos militares rivales como actores políticos, confiándoles la tarea de llevar a cabo una transición democrática a pesar de las numerosas señales de que no tenían intención de hacerlo.

Ahora, los dos hombres, que comenzaron sus carreras en los campos de exterminio de Darfur, la región occidental donde estalló una rebelión tribal a principios de la década de 2000, han enfrentado sus fuerzas y parecen decididos a desgarrar Sudán. La Unión Africana advirtió que el enfrentamiento «podría degenerar en un conflicto en toda regla», lo que pondría en peligro la estabilidad de la región.

El general Abdel Fattah al-Burhan, gobernante militar de Sudán y jefe del ejército, y el general Mohamed Hamdan Dagalo (conocido popularmente como Hemedti), diputado del país y jefe del grupo paramilitar Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF, por sus siglas en inglés), habían compartido el poder desde que dieron un golpe de Estado en 2021, cuando juntos expulsaron a los civiles de un gobierno de transición. Esa alianza, forjada sobre un desprecio mutuo por las ambiciones democráticas del pueblo sudanés, se desmoronó en lo que ahora se asemeja a una lucha a muerte.

En las semanas previas al estallido del conflicto, los dos generales intentaron llegar a un acuerdo para apaciguar sus disputas pendientes —en gran medida, la reforma del sector de la seguridad y la integración de la RSF en el ejército— y encaminar al país hacia la tan esperada democracia civil. Se reunieron con mediadores extranjeros y se comprometieron a ceder el poder. Mientras tanto, en la capital, Jartum, se vieron carros de combate y tanques por las calles, fortificando y reforzando a ambos bandos.

«El hecho de que estas fuerzas estuvieran preparadas y listas para caer en este nivel de violencia tan rápidamente no debería sorprender a nadie», declaró Cameron Hudson, antiguo analista de la CIA, ahora especialista en África del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, y añadió que las potencias extranjeras implicadas en las negociaciones —Estados Unidos y Reino Unido, así como la Organización de las Naciones Unidas y los gobiernos africanos y árabes— habían cometido un grave error de cálculo al creer que ambos generales eran partes dispuestas a llegar a un acuerdo.

Hudson, que fue jefe de gabinete de los sucesivos enviados especiales de Estados Unidos para Sudán durante la secesión de Sudán del Sur y el genocidio de Darfur, declaró: «Los que hemos estado observando cómo se desarrollaba esto desde fuera y, sin duda, los que tenemos algún historial de trato y negociación con las Fuerzas Armadas de Sudán o las RSF sabemos que estos tipos tienen un historial muy largo de decir una cosa y hacer la contraria».

Personas huyen de la zona sur de Jartum mientras se libran batallas en las calles. (Crédito: Ebrahim Hamid/AFP/Getty Images)

Los generales afirmaron que no tenían otra opción que alzarse en armas contra el otro, enviando morteros y proyectiles de artillería sobre Jartum y organizando tiroteos en los barrios ricos del centro de la ciudad. A medida que el conflicto se prolonga por segunda semana y se extiende por todo el país, los gobiernos extranjeros —incluidos los que habían participado en el tenso proceso de paz— retiran a sus ciudadanos, mientras muchos sudaneses permanecen atrapados en sus casas sin electricidad, alimentos ni agua, buscando desesperadamente una forma de escapar. Más de 400 personas murieron y miles resultaron heridas en los combates.

Leer más  EEUU procesará a migrantes en Colombia y Guatemala

Pocas horas después de que comenzaran los ataques el 15 de abril, Hemedti concedió una entrevista a la cadena de televisión Al Jazeera en la que despotricó contra su compañero convertido en rival, tachó a Burhan de «criminal» que había «destruido Sudán» y amenazó con detenerlo. «Sabemos dónde te escondes y llegaremos hasta ti y te entregaremos a la justicia, o morirás como cualquier otro perro», dijo, antes de afirmar que las RSF estaban llevando a cabo la «soberanía del pueblo».

Contactado por teléfono, Burhan dijo a CNN que Hemedti se había «amotinado» y que, si era capturado, sería juzgado por un tribunal. «Se trata de un intento de golpe de Estado y de rebelión contra el Estado», afirmó.

El intercambio puso de relieve lo poco que se había avanzado desde 2019, cuando un levantamiento popular condujo a la destitución del dictador sudanés Omar al-Bashir. Cuatro años después, ha sido reemplazado por dos líderes militares que ascendieron en las filas bajo su corrupto y brutal gobierno de 30 años, ahora en una batalla entre sí por la supremacía.

«Es una lucha entre dos socios en un crimen, el golpe de Estado del 25 de octubre de 2021, por el botín de su crimen. Es una guerra entre dos males que no tienen en su corazón el interés de este país», declaró Amgad Fareid, exasesor del derrocado primer ministro Abdalla Hamdok, en una reciente entrada de blog. Añadió que la comunidad internacional contribuyó a crear la actual situación que se vive en Sudán, al seguir presionando para que se forme un gobierno a cualquier precio, dando legitimidad a Hemedti y Burhani como actores políticos, incluso cuando intentaban frustrar el proceso y evitar verdaderas reformas.

«Al igual que los dirigentes del ejército no son sinceros en su llamado al proceso de reforma del sector de la seguridad, tampoco lo es Hemediti… en sus declaraciones de apoyo a la transición civil y la transformación democrática en Sudán. Hemedti utiliza este discurso como camisa de sangre para mantener su influencia y sus fuerzas militares para utilizarlas en el futuro», afirmó Fareid.

El humo se eleva sobre Jartum. (Crédito: Marwan Ali/AP)

El humo se eleva sobre Jartum. (Crédito: Marwan Ali/AP)

Procedente de un subclan de la tribu Mahariya Rizeigat, pueblo nómada que pastoreaba camellos en Darfur, Hemedti se inició como comandante de los Janjaweed. La milicia, conocida como los «demonios a caballo», procedía de tribus mayoritariamente árabes sudanesas, reclutadas para luchar contra los rebeldes darfuríes no árabes que se alzaron en armas contra el gobierno sudanés. Las fuerzas están acusadas de algunas de las atrocidades más horribles cometidas en Darfur, como torturas, ejecuciones extrajudiciales y violaciones masivas, según Human Rights Watch. El conflicto, que comenzó en 2003, dejó millones de desplazados y más de 300.000 muertos.

Leer más  La lucha entre rivales militares en Sudán entra en su segundo día, con decenas de muertos

En una entrevista citada a menudo desde los matorrales del sur de Darfur en 2008, Hemedti, con un turbante alrededor de la cara y vestido con uniforme de faena, dijo a Nima Elbagir de CNN, entonces reportera del Canal 4 británico, que Bashir le había pedido personalmente que dirigiera la campaña contra la insurgencia. Sin embargo, negó cualquier implicación en ataques contra civiles y dijo que había rechazado las órdenes del gobierno de hacerlo. A diferencia del antiguo dictador de Sudán, Hemedti no se ha enfrentado a acusaciones de la Corte Penal Internacional.

Su brutalidad en el campo de batalla le valió la lealtad de Bashir, que al parecer solía llamarle «Hamayti», mi protector. Ante las protestas internacionales por las acciones de los Janjaweed en Darfur, Bashir los formalizó en las Unidades de Inteligencia Fronteriza. En 2013, estableció por decreto las Fuerzas de Apoyo Rápido y nombró a Hemedti para dirigirlas, confiando cada vez más en el grupo paramilitar como guardia pretoriana.

Cuando decenas de miles de manifestantes prodemocráticos tomaron las calles de Jartum a principios de 2019, Bashir alistó a las fuerzas armadas de Burhan y a las tropas paramilitares de Hemedti para sofocar el levantamiento. Pero ambos aprovecharon la oportunidad para volverse contra Bashir y unir fuerzas para derrocarlo.

Soldados del ejército sudanés, leales al jefe del ejército Abdel Fattah al-Burhan, ocupan una posición en la ciudad de Port Sudan, en el mar Rojo. (Crédito: AFP/Getty Images)

Soldados del ejército sudanés, leales al jefe del ejército Abdel Fattah al-Burhan, ocupan una posición en la ciudad de Port Sudan, en el mar Rojo. (Crédito: AFP/Getty Images)

Apenas dos meses después, mientras jóvenes manifestantes organizaban una sentada pacífica frente al cuartel general del ejército para pedir una rápida transición a un gobierno civil, las fuerzas de Hemedti organizaron una sangrienta represión. En una tragedia que dejó al menos 118 muertos, las fuerzas de seguridad quemaron tiendas de campaña, violaron a manifestantes mujeres y arrojaron cadáveres al río Nilo. Testigos presenciales dijeron que algunos coreaban: «Antes cantaban que todo el país es Darfur. Ahora les hemos traído Darfur a ustedes, a Jartum».

Hemedti negó estar implicado en los actos de violencia, y las sanciones solicitadas por algunos miembros del Congreso de Estados Unidos contra sus intereses económicos nunca llegaron a producirse. Más tarde, ese mismo verano, fue nombrado jefe adjunto del Consejo Soberano de Transición que gobernaba Sudán en colaboración con los dirigentes civiles. Burhan fue nombrado su jefe.

La sensación de impunidad que compartían los generales se puso de manifiesto en octubre de 2021, cuando dieron un golpe de Estado y detuvieron a Hamdok y a su gabinete. Jeffrey Feltman, que en aquel momento era el primer enviado especial de Estados Unidos para el Cuerno de África, declaró que la serie de acontecimientos fue un shock. Apenas cinco horas antes, él y su equipo se habían reunido con el primer ministro, así como con Hemedti y Burhan, quienes afirmaron que aceptarían un plan de renovación de la asociación civil-militar.

«Su actuación demostró que nunca tuvieron intención de corresponder. Desde entonces, la historia se ha repetido una y otra vez: los dirigentes de las Fuerzas Armadas de Sudán y de las RSF han asumido compromisos para luego incumplirlos», afirmó Feltman en un reciente artículo de opinión publicado en The Washington Post.

Vehículos militares destruidos en el sur de Jartum. (Crédito: Marwan Ali/AP)

Vehículos militares destruidos en el sur de Jartum. (Crédito: Marwan Ali/AP)

Si el acuerdo general para la creación de un gobierno civil a principios de abril habría sido creíble  —tanto para los movimientos de protesta de Sudán como para su pueblo— es una cuestión abierta. Pero lo que está claro es que la comunidad internacional cometió un error al confiar en que Burhan y Hemedti estaban interesados en la reforma, afirmó Feltman.

Leer más  Cayetano Rivera, el salvador de Roca Rey a cuerpo limpio: "Tiene dos cojones, dice que sin capote llega ms rpido"

«Evitamos exigir consecuencias por los repetidos actos de impunidad que podrían haber forzado un cambio de cálculo. En lugar de eso, apaciguamos y acomodamos reflexivamente a los dos señores de la guerra. Nos considerábamos pragmáticos. En retrospectiva, una descripción más acertada sería la de ilusos».

La violencia ha provocado acusaciones y un examen de conciencia en Washington, y el senador Jim Risch, el principal republicano de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, culpó al Gobierno de Joe Biden de no exigir responsabilidades a los militares sudaneses por los abusos cometidos.

¿Está el grupo de mercenarios Wagner de Rusia presente en Sudán? 2:49

«Los acontecimientos de los últimos días en Sudán, al igual que en 2019 y 2021, reflejan un claro patrón de comportamiento en el que hombres fuertes intentan gobernar el país mediante la violencia. Por desgracia, la comunidad internacional y los actores regionales fueron presa, una vez más, de la confianza depositada en los generales de la junta Burhan y Hemedti cuando dijeron que entregarían el poder a los civiles», dijo Risch en un comunicado, en el que pedía al gobierno que sancionara a los generales.

En los años transcurridos desde la revolución de Sudán, las RSF crecieron rápidamente hasta contar con decenas de miles de efectivos, y con ellas se amplió la influencia de Hemedti dentro y fuera del país. Desplegó sus fuerzas para luchar en Yemen con la coalición liderada por Arabia Saudita. También acumuló enormes cantidades de riqueza personal, apoderándose de minas de oro clave en Darfur y asociándose con los rusos. Como dijo el experto en Sudán Alex de Waal en 2019, Hemedti se ha convertido en la cara del «mercado violento y político» del país, construyendo una fuerza paramilitar más fuerte que el ejército.

«En los últimos años, hemos visto a Hemedti tratar de reinventarse a sí mismo a través de campañas de relaciones públicas, a través de su perfil en las redes sociales. Tiene toda esta historia sangrienta… Pero no tiene ninguna marca en su tipo de registro permanente», dijo Hudson, sugiriendo que Estados Unidos debería haberlo sancionado a él y a las RSF después de la violenta represión de junio de 2019.

Añadió que Estados Unidos también debería haber sancionado a Burhan después del golpe. En cambio, el general de cuatro estrellas y Hemedti pudieron seguir presentándose como socios de los partidos civiles de Sudán y cultivar una imagen de sí mismos como actores políticos reputados.

«Hubo dos oportunidades para sacar a estos tipos de la escena política. No lo hicimos. Esos fueron nuestros dos primeros errores», dijo Hudson, explicando que el tercero fue llegar a un acuerdo general político el año pasado que les dio el mismo estatus que a los civiles.

«Al no castigarlos, los legitimamos de facto y los convertimos en actores políticos cuando no deberían haberlo sido».

Nima Elbagir y Tamara Qiblawi, de CNN, contribuyeron a este reportaje.



Ver Más noticias…