Una reserva de armas y una guerra asimétrica: cómo Taiwán podría frustrar una invasión de China, con la ayuda de Estados Unidos

Taipei, Taiwán (CNN) — Cuando la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, desafió las advertencias de China de reunirse con el presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Kevin McCarthy, en California a principios de este mes, la agresiva respuesta militar de Beijing repercutió en todo el mundo.

En acciones que solo alimentaron los temores de que la China gobernada por comunistas pudiera estar preparándose para invadir a su vecino gobernado democráticamente, el Ejército Popular de Liberación simuló un bloqueo de la isla, al enviar un portaaviones y 12 barcos de guerra para rodearla, y al sobrevolar un centenar de aviones de combate en su zona de identificación de defensa aérea durante un ejercicio militar de tres días.

El gobernante Partido Comunista de China, que reclama a Taiwán como parte de su territorio a pesar de que nunca lo ha controlado, describió los simulacros como «ataques conjuntos de precisión» que deberían servir como una «advertencia seria contra las fuerzas separatistas de Taiwán».

El mensaje, en la mente de Taipei, parecía claro. China parecía “estar tratando de prepararse para lanzar una guerra contra Taiwán”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores de la isla, Joseph Wu, a Jim Sciutto de CNN.

Es probable que esa evaluación contundente haya generado dudas en algunos sectores sobre si los preparativos militares de la isla para tal escenario son suficientes.

Taipei anunció recientemente, y muy públicamente, una extensión de los períodos de servicio militar obligatorio de cuatro meses a un año y aceleró el desarrollo de su programa de armas autóctonas para impulsar su preparación para el combate.

China habría simulado ataques a Taiwán 1:50

Pero los analistas dicen que un anuncio reciente, uno que quizás haya sido menos comentado en los medios de comunicación globales, podría cambiar las reglas del juego: conversaciones entre Taipei y Estados Unidos para establecer una «reserva de contingencia» de municiones en suelo de Taiwán.

En comentarios que no fueron ampliamente recogidos en ese momento, el ministro de Defensa, Chiu Kuo-cheng, dijo al parlamento de Taiwán en marzo que Taipei estaba en conversaciones con EE.UU. sobre un posible plan para establecer una reserva de guerra en la isla, una medida que fue posible por una disposición de la Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA, por sus siglas en inglés) de 2023, promulgada por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en diciembre pasado.

Y aunque Taiwán ha sido durante mucho tiempo un comprador de armas de Estados Unidos, los expertos militares dicen que la creación de tal reserva podría ser vital para la defensa de la isla porque, como lo demostró recientemente el bloqueo simulado de China, podría ser increíblemente difícil suministrar a la isla armas adicionales.

Sistemas de misiles tierra-aire Patriot en el aeropuerto Babice de Varsovia en el distrito de Bemowo de Varsovia, Polonia, el 6 de febrero de 2023. (Crédito: Jaap Arriens/Nurphoto/Getty Images)

A diferencia de Ucrania, Taiwán no tiene fronteras terrestres, por lo que cualquier suministro tendría que ingresar por aire o mar, métodos de entrega que serían muy vulnerables a las interceptaciones por parte del ejército chino.

Leer más  Ucrania afirma haber interceptado 18 misiles rusos, pero Rusia lo niega | Video

Por lo tanto, es vital que Taiwán almacene municiones en la isla antes de que comience cualquier conflicto, dijo el almirante Lee Hsi-min, quien se desempeñó como Jefe del Estado Mayor General del ejército taiwanés entre 2017 y 2019.

“Tener una reserva de reserva de guerra es crucial y significativo para Taiwán”, dijo. “Incluso si Estados Unidos no quiere intervenir directamente con la fuerza militar, ese tipo de arsenales aún pueden ser muy efectivos para nuestra defensa”.

Taiwán también ha expresado repetidamente su preocupación por los retrasos en las entregas de armas estadounidenses en medio de la guerra en Ucrania. Después de su reunión con Tsai, McCarthy, el presidente de la Cámara, tuiteó: «Según las conversaciones de hoy, está claro que se necesitan varias acciones: debemos continuar con las ventas de armas a Taiwán y asegurarnos de que dichas ventas lleguen a Taiwán a tiempo».

Sistemas de misiles tierra-aire Patriot en el aeropuerto Babice de Varsovia en el distrito de Bemowo de Varsovia, Polonia, el 6 de febrero de 2023. (Crédito: Jaap Arriens/Nurphoto/Getty Images)

Guerra asimétrica

Las conversaciones sobre la posible reserva plantean la pregunta: ¿Qué necesita exactamente Taiwán para su defensa?

Durante décadas, el ejército taiwanés compró aviones de combate y misiles de Estados Unidos, que sigue siendo el mayor garante de la seguridad de la isla a pesar de no tener una relación diplomática “oficial”.

El mes pasado, el Gobierno de Joe Biden apareció en los titulares con su aprobación de posibles ventas de armas a Taiwán por un valor estimado de US$ 619 millones, incluidos cientos de misiles para su flota de aviones de combate F-16.

Pero el almirante Lee dijo que Taiwán necesitaba con urgencia abastecerse de armas más pequeñas y móviles que tendrían una mayor probabilidad de sobrevivir a la primera ola de un ataque chino en un conflicto total, que probablemente incluiría ataques conjuntos de misiles de largo alcance contra la infraestructura taiwanesa y objetivos militares.

En un libro de alto perfil publicado el año pasado, titulado “Overall Defense Concept», Lee argumentó que Taiwán debería dejar de invertir fuertemente en aviones de combate y destructores, ya que sus activos militares ya eran ampliamente superados en número por los de China y podrían quedar paralizados fácilmente por mucho tiempo debido a misiles de largo alcance.

El año pasado, el presupuesto de defensa de China fue de US$ 230.000 millones, más de 13 veces el tamaño del gasto de Taiwán de US$ 16.890 millones.

El almirante Lee Hsi-min, durante una entrevista con CNN en Taipei, Taiwán. (Crédito: Eric Cheung/CNN)

Entonces, en lugar de combinar barco por barco o avión por avión, argumentó Lee, Taiwán debería adoptar un modelo de guerra asimétrica centrado en la adquisición de armas más pequeñas – como misiles portátiles y minas – que son difíciles de detectar pero efectivas para detener los avances enemigos.

Leer más  La extrema derecha podría entrar en el Gobierno mientras España acude a las urnas

“En Ucrania, su ejército ha utilizado misiles antibuque Neptune para hundir los acorazados de Moscú”, dijo. “Los sistemas de armas asimétricas nos permitirán mantener nuestras capacidades de combate. Eso es porque si nuestros enemigos quieren destruirlos, necesitarán acercarse a nosotros, lo que los hace vulnerables a nuestro ataque”.

“Si podemos establecer una capacidad asimétrica lo suficientemente buena, creo que China no podrá apoderarse de Taiwán por la fuerza, incluso sin la intervención de Estados Unidos”, agregó.

Aunque Estados Unidos mantiene estrechos vínculos no oficiales con Taiwán y está obligado por ley a vender armas a la isla para su autodefensa, sigue siendo deliberadamente vago sobre si intervendría en caso de una invasión china, una política conocida como “ambigüedad estratégica».

Armas portátiles

Según la Ley de Autorización de Defensa Nacional de este año, aprobada por el Congreso de EE.UU. y firmada por el presidente Joe Biden, Taiwán será elegible para recibir hasta US$ 1.000 millones en armas y municiones de Estados Unidos para contrarrestar la creciente amenaza militar de China.

La ley también permite la creación de una reserva de contingencia regional, lo que permitiría al Pentágono almacenar armas en Taiwán para usarlas si surge un conflicto militar con China.

En una respuesta a CNN para este artículo, un portavoz del Ministerio de Defensa Nacional de Taiwán confirmó que está en conversaciones con Estados Unidos sobre la definición de «contingencia», los tipos de municiones que sus fuerzas armadas pueden utilizar de inmediato y el cronograma para el envío de los artículos.

El ministerio agregó que la medida tiene como único objetivo satisfacer las necesidades defensivas de Taiwán, a diferencia de las municiones de «almacenamiento previo» en la isla.

El Comando del Indo-Pacífico de EE.UU. se negó a proporcionar detalles sobre el progreso de las conversaciones sobre la creación de reservas, pero dijo que continuaría permitiendo que Taiwán mantenga una capacidad de autodefensa suficiente.

Mientras tanto, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China le dijo a CNN que se “opone resueltamente” a cualquier intercambio militar entre Estados Unidos y Taiwán, y agregó que Beijing tomará “todas las medidas necesarias” para defender su soberanía e intereses de seguridad.

taiwán

Disparan un arma antitanque Javelin durante un ejercicio militar conjunto entre tropas estadounidenses y filipinas en Fort Magsaysay el 13 de abril de 2023. (Crédito: Ezra Acayan/Getty Images)

Lin Ying-yu, profesor asistente de la Universidad de Tamkang que se especializa en asuntos militares, dijo que si se creara una reserva de contingencia, debería centrarse en acumular municiones que ya están en uso por el Ejército de Taiwán para garantizar la eficacia operativa.

“Creo que algunas de las armas que Estados Unidos podría estar dispuesto a proporcionar incluyen los misiles Stinger y Patriot”, dijo. El Stinger es un misil tierra-aire que puede dispararse por un solo soldado, mientras que el sistema de defensa antimisiles Patriot es capaz de interceptar misiles y aviones enemigos.

Leer más  Mira cómo un ucraniano protestó contra la guerra

El almirante Lee dijo que otra arma que podría almacenarse era el Javelin, un sistema de armas antitanque portátil de fabricación estadounidense que ha sido ampliamente utilizado por el ejército ucraniano para atacar a los tanques rusos.

El Sistema Nacional Avanzado de Misiles Tierra-Aire, o NASAMS, también podría ser útil para apuntar a los aviones de combate chinos, dijo, ya que era capaz de disparar el misil AIM-120 de alcance medio desde el nivel del suelo.

Otras armas que deben considerarse incluyen el dron de munición merodeador – llamado «dron suicida» que lo puede llevar un solo soldado y es capaz de destruir objetivos de alto valor – así como otras armas antiblindaje y antibuque, agregó.

“Si tiene una cantidad lo suficientemente alta de este tipo de sistemas de armas asimétricas que sobreviven al ataque inicial, puede mantener intactas la mayoría de sus capacidades de combate y evitar que el enemigo realice una operación de aterrizaje”, afirmó Lee.

¿Cuántos son suficientes?

Otra pregunta que surge es cuántas armas o misiles necesitaría Taiwán para defenderse de China.

Los expertos dijeron que proporcionar un número concreto era difícil porque los posibles escenarios de combate eran muy variados.

En su libro, el almirante Lee escribió que el Ejército chino podría recurrir a diferentes opciones para intentar controlar a Taiwán.

En una guerra total, China podría disparar misiles de largo alcance para destruir la infraestructura y los objetivos militares de Taiwán antes de intentar enviar sus tropas terrestres a través del Estrecho de Taiwán.

Otros escenarios con acción militar limitada podrían incluir un bloqueo aéreo y naval alrededor de Taiwán, o la incautación de las pequeñas islas periféricas de Taiwán que están cerca de la costa china.

Sin embargo, Lin sugirió que la cantidad de misiles que Taiwán probablemente necesite sería de «decenas de miles».

taiwán

La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, con el presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Kevin McCarthy, en la Biblioteca Presidencial Ronald Reagan en California el 5 de abril de 2023. (Crédito: Eric Thayer/Bloomberg/Getty Images)

Señaló que una forma relativamente simple de calcular la cantidad de misiles requeridos implica estimar la cantidad total de activos militares ofensivos que posee el enemigo y la efectividad de las armas defensivas de Taiwán. “Por ejemplo, si nuestro enemigo tiene 1.000 misiles y tenemos una tasa de éxito del 25%, entonces necesitaremos unos 4.000 misiles antibalísticos”.

Además de las armas, el Ejército de Taiwán podría beneficiarse de los sistemas de radar móviles que le permitirían recibir señales militares de EE.UU., agregó Lin. Estos serían útiles para llevar a cabo la guerra electrónica, ya que el Ejército de EE.UU. podría ayudar a identificar posibles objetivos enemigos incluso si los sistemas de radar terrestres fueran destruidos.

“Aunque Estados Unidos no tiene tropas sobre el terreno en Ucrania, ha podido decirle al Ejército ucraniano dónde disparar sus armas mediante el envío de señales desde su avión de guerra electrónica”, dijo Lin. “Necesitamos asegurarnos de tener el equipo necesario para conectarnos con los sistemas militares de EE.UU. en tiempos de guerra”.

Había otras razones por las que las discusiones con EE.UU. sobre la posible reserva eran importantes, dijo el almirante Lee, e iban más allá de las cuestiones de almacenar municiones y repuestos.

“(Tener una reserva de contingencia) es muy crucial, porque envía una señal a China de que Estados Unidos está decidido a ayudar en nuestra defensa”, afirmó.

Haley Britzky de CNN y la oficina de Beijing contribuyeron con este reporte

Ver Más noticias…